• Nagrela Editores

Los líderes israelíes rinden homenaje a Jonathan Sacks: «Él hizo del mundo un lugar mejor»

Actualizado: 19 sept

El primer ministro de Israel, Yair Lapid, reconoció que siempre tendrá cerca el libro La dignidad de la diferencia, del ex gran rabino británico, Jonathan Sacks; el presidente de Israel, Isaac Herzog describió sus escritos como una «fuente de fuerza y originalidad».


Por: JUDAH ARI GROSS, Times of Israel

Foto: Haim Zach / GPO



Cientos de personas se reunieron en la residencia del presidente en Jerusalem el pasado martes por la tarde para conmemorar el segundo aniversario de la muerte del ex gran rabino británico Lord Jonathan Sacks, con elogios de los principales líderes israelíes, incluido el presidente, Isaac Herzog; el primer ministro, Yair Lapid y la presidenta del Tribunal Supremo, Esther Hayut.


La viuda de Sacks, Lady Elaine Sacks, vino desde el Reino Unido para participar en el evento, que fue organizado por Rabbi Sacks Legacy. El año pasado se llevó a cabo un evento similar en Londres, al que también asistió Herzog.


El rabino Jonathan Sacks, quien murió de cáncer el 7 de noviembre de 2020, a la edad de 72 años, fue una figura judía muy influyente no solo en su Inglaterra natal sino en todo el mundo, habiendo escrito más de dos docenas de libros y dictado conferencias sobre judaísmo en las mejores universidades de Israel, Estados Unidos y Reino Unido.


A pesar de ser un sionista ardiente y apasionado, la influencia de Sacks en Israel fue algo más limitada, aunque esto ha comenzado a cambiar en los últimos años a medida que sus escritos han sido traducidos al hebreo.


Sacks mantuvo estrechas relaciones con los principales políticos israelíes, varios de los cuales participaron en un video de homenaje que se mostró en el evento. El cantante israelí Ehud Banai también interpretó dos canciones, Canaanite Blues e Into the Light.


El primer ministro de Israel, Yair Lapid, recordó haber conocido a Sacks después de la publicación de su libro La dignidad de la diferencia, que el primer ministro reconoció que siempre mantiene con él.


«Le dije: "Rabino, aunque soy un judío secular israelí, tengo una petición: quiero que seas mi rabino". El rabino Sacks sonrió y dijo que las únicas personas que creen que los judíos israelíes seculares son en realidad seculares son los judíos israelíes seculares», dijo Lapid en un mensaje grabado.


El primer ministro dijo que él y Sacks discutieron una vez sobre qué era más importante, el optimismo o la esperanza.


«Pensé que el optimismo era mejor. Me miró y dijo que el optimismo es la creencia de que el mundo mejorará. La esperanza es la creencia de que, si trabajamos juntos lo suficientemente duro, podemos hacer del mundo un lugar mejor», dijo Lapid.


«El rabino Sacks hizo del mundo un lugar mejor, me hizo una mejor persona. Lo extraño tanto a él como a nuestras conversaciones».


El evento principal de la noche fue una discusión de aproximadamente 15 minutos entre Herzog y Erica Brown, una ex alumna de Sacks y educadora de la Universidad Yeshiva.


«El impacto real que el rabino Sacks tuvo en mí es la lectura semanal de la porción de la Torá», dijo Herzog. «Sus libros son una fuente de fortaleza, una fuente increíble de originalidad, de ideas, de comprensión del contenido de la Biblia, y por supuesto una inmensa fuente de sabiduría y conocimiento desde todas las facetas de la humanidad».


La conversación estuvo repleta de anécdotas y recuerdos, incluida una cita de una carta escrita por el padre de Herzog, el expresidente Chaim Herzog, quien le escribió a Sacks en la década de 1980 después de conocerlo y quedar impresionado por él en Londres.


Los dos también discutieron un área crucial de interés tanto para Sacks como para Herzog: la relación entre el Estado de Israel y los judíos de todo el mundo.


«Tenemos que decirle a los judíos del mundo de qué se trata Israel», dijo «Y necesitamos enseñar a los israelíes sobre la vida judía en el extranjero. Creo que el rabino Sacks logró cubrir todas las facetas de la vida judía en el extranjero y comprender que la vida judía en el extranjero es diferente de la vida judía aquí».


Herzog dijo que los judíos no necesitaban rehuir los conflictos entre ellos, pero sí necesitaban mantener cierto grado de decoro y respeto.


«El rabino Sacks escribió que el judaísmo fomenta el debate y la discusión… Debemos mantener el equilibrio. Deberíamos discutir, pero apegarnos a las reglas del juego», dijo.


La muerte de la reina Isabel II, quien tuvo una relación cercana con Sacks, estuvo muy presente durante el evento, y casi todos los oradores se refirieron a ella, incluido Herzog, quien confirmó que él y su esposa Michal asistirían a su funeral.

51 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo