top of page
  • Foto del escritorNagrela Editores

Golda: sabia, comprometida e inmortal

Les presentamos la primera página del prólogo escrito por Silvia Cherem que aparece en Mi vida (Nagrela Editores), la autobiografía de Golda Meir.


Por: Silvia Cherem

Crédito de la imagen: Lourdes Christlieb


A medio siglo de la publicación de Mi vida, la autobiografía de Golda Meir (Kiev, 1898-Jerusalén 1978), resulta un acierto que Nagrela Editores reedite este libro para que los lectores de habla hispana conozcan la historia moderna de Israel a través de la mirada de Golda, pilar de la creación del Estado, la tercera mujer en tiempos modernos en dirigir el rumbo de una nación, y a quien, según dicen las malas lenguas del patriarcado, David Ben Gurión la calificó como «el mejor hombre en el gobierno», seguramente aludiendo a su carácter férreo, leal y valiente, a su inteligencia al abordar los temas más espinosos y a su capacidad para pensar fuera de la caja, para tomar decisiones difíciles con una visión ética incorruptible.


Mi vida no es un simple recuento de memorias. Escrito tres años antes de su muerte y después de dimitir como primera ministra tras la guerra de Yom Kipur, Golda se obligó a mirarse en el espejo y escribir aquello que quedó tatuado en su piel. Con el látigo de la honestidad y la claridad analítica volvió a andar sus pasos de idealismo e insatisfacción, y su pluma pródiga le permitió arrojar luz sobre los hilos conductores de su existencia, sobre aquello que le brindó identidad. Fue una mujer que nunca dejó de soñar, que nunca se dejó intimidar y que jamás se rindió ante la fama o el honor.


En este relato inteligente, franco y profundo, Golda transita la historia moderna del pueblo judío, de la cual ella fue protagonista. No necesitó de un confesor que le planteara las preguntas difíciles, ella misma se abrió de capa legando un material revelador, sincero y magníficamente bien escrito en torno a los sueños y las batallas, los logros, miedos, inseguridades y derrotas padecidas en la construcción de un Israel moderno, democrático, decente y digno. Un Israel en el cual árabes y judíos pudieran vivir juntos, en paz y armonía. Un país fuerte, respetado y con visión de futuro.


Si quieres leer el prólogo completo de Silvia Cherem, entra AQUÍ.

11 visualizaciones

Kommentare


bottom of page