• Nagrela Editores

Gracias por todo Salomón. Empezaremos de nuevo

Actualizado: 18 ago

Una semana después del fallecimiento de nuestro querido mentor, D. Salomón Lerner, desde Nagrela Editores estamos conmovidos y muy agradecidos por la enorme cantidad de cariño recibido estos últimos días.


Han sido muchas las personas que, incluso no habiendo conocido personalmente a Salomón, nos han escrito emocionados y agradecidos por haber podido tener acceso a su gran obra, la librería Lerner.


A través de sus redes sociales, la librería Lerner dedicó unas pequeñas palabras a su fundador. “Es un momento para conmemorar el gran legado que nuestro fundador le deja a Colombia, muchos de ustedes han sido amigos de la librería, en algunos casos por generaciones. Como libreros hemos visto crecer a los lectores, a los amantes de los libros, a los investigadores y profesores de ayer, hoy y mañana”.


Haciendo un repaso por su vida; en su juventud fue actor, fotógrafo, periodista, tripulante de barco y vendedor de libros. Salomón fue una persona entusiasta que desde muy joven ya trasmitía su pasión por los libros, lo que años después materializó en sus proyectos editoriales. Salomón fue un personaje que, más allá de sus aventuras comerciales, creyó en el valor de los libros como vehículo de educación y cultura.


Fruto de esa convicción, y con un enorme esfuerzo y confianza, el 20 de mayo de 1958 inauguró la famosa librería que lleva por nombre su apellido, que se ha convertido en un referente para los lectores colombianos, y que es, sin duda, una de las librerías con mayor trayectoria y prestigio bibliográfico. La Cámara Colombiana del libro, en su comunicado por el fallecimiento de Salomón Lerner, manifestó que “su huella sigue y seguirá vigente, su legado marcó un hito en la historia del sector editorial en Colombia. Así fue Salomón Lerner un hombre optimista, entusiasta y comprometido, que desde su llegada a Colombia se empeñó por innovar y fortalecer la industria editorial. Siempre presumió su amor por los libros, la lectura y la cultura, ejes fundamentales y de gran importancia en todos los eslabones de su vida”.


Ya en Europa Salomón popularizó las revistas de medicina a color, cuando aún no se usaba la policromía, y se asoció con editoriales como Abrams Books y Rizzoli para publicar libros de artistas latinoamericanos. Dominó el negocio editorial en España durante más de una década y fue dueño de fábricas de cartón corrugado.


En 2016, el escritor Miguel Ángel Manrique publicó la biografía de Salomón Lerner, titulada Empezar de nuevo, publicada por Nagrela, la editorial que dirige su hijo Rubén junto a su mujer, y que con un afán y una pasión encomiable continúan con el legado de Salomón.


Durante todos estos años, Salomón nos mostró el camino del respeto que se debe sentir por cada uno de los libros de Nagrela Editores o de la librería Lerner; lo importante de conocer la historia detrás de cada autor, de cada proyecto y, lo más importante, los clientes. Como solía recordarnos a menudo: “las librerías no dependen de las novedades ni de los bestsellers, sino de los lectores especializados. El negocio está en los clientes que compran títulos de un mismo tema”. Pero atraer y mantener a un cliente de este tipo, reconoce, es lo más costoso que hay. Son muchas las librerías que han sabido mantenerse en el tiempo y que han sabido adaptarse a las nuevas realidades y a las nuevas formas de comunicación social; entre éstas, la librería Lerner.


“Fui de origen humilde. Empecé con nada. Cómo olvidarlo. Imposible. Es como olvidarme de mi apellido; al contrario, hoy lo valoro mucho. Te digo la verdad, en la situación en que estoy, me enorgullezco de haber hecho lo que hice, de cómo he vivido, de cómo he gozado la vida y construido la familia que construí. ¿Cómo voy a olvidar de dónde vengo? »Como ves, no le puedo pedir más a la vida. Tuve una mujer y unos hijos maravillosos.


Mis nietos y bisnietos son para mí extraordinarios. Recibo mucho amor, mucho calor, mucho de todo. Cincuenta y dos años de matrimonio. Creo que más feliz no puedo ser. Aparte de los golpes que he recibido, soy realmente un tipo feliz. Siempre, desde chiquito, he conseguido lo que he querido. Me voy a volver a dedicar al teatro. Cuando tú has pasado ochenta y pico de años como yo, se supone que miras hacia atrás. Lo que pasa es que yo nunca miré hacia atrás, esa es la pura verdad, solo ahora tú me hiciste pensar en el pasado. Pero yo voy hacia delante, no miro hacia atrás. Reconozco que he conseguido todo lo que he querido”.


Así era Salomón; un hombre entusiasta, un personaje apasionado por la pintura, los libros, la poesía, los viajes y los amigos. Un hombre que se entregó a su familia, a sus aventuras como empresario y a su oficio como editor.


Un hombre al que desde la semana pasada le echamos mucho de menos.


Como solía decir Salomón, “Empezar de nuevo, sí, ha sido la constante de mi vida”


Ahora es nuestro turno de empezar, otra vez, de nuevo. Con su ejemplo. Con su legado.

1323 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo